domingo, 8 de agosto de 2010

Verdad y Conocimiento

¿Desde qué momento se adquiere el conocimiento?, ¿Existe alguna diferencia entre la certeza y la verdad?, ¿La realidad se encuentra enlazada a la subjetividad, donde para cada uno habita una realidad muy diferente a otra, y donde la verdad y el supuesto saber que se tiene es el único que posee valor? Son cuestionamientos que suscitan confrontarse con otro sinnúmero de interrogantes acerca de la verdad, ligada al conocimiento que se tiene acerca de algo, a un supuesto saber que se tiene sobre algo en específico. Resulta complicado tener la certeza de que una teoría, lineamiento o saber acerca de un tema determinado; no obstante se maneja la tendencia a apostarle a lo que se considera que se acerca a la verdad que circunda el medio en el que nos encontramos, como también dar cuenta de un fenómeno que ocurre en el ser humano. El conocimiento que se adquiere sobre la vida, y el entorno en el que se convive, yace desde antes del nacimiento, la madre es la encargada de iniciar el proceso de mostrar al hijo, independiente de que se encuentre en el vientre, de lo que sucede en su exterior; no necesariamente la madre establece un continuo dialogo con su hijo, tan sólo el hecho de que el hijo escuche lo que sucede en su entorno, puede dar cuenta de dónde se encuentra y de cómo es el mundo, el cual va a ser parte de él cada día de su vida. Desde allí surge el conocimiento, el cual nace por medio de la experiencia, por medio de un sistema de creencias que se va a encontrar unido estrechamente a la cotidianidad; Cuando se tiene conocimiento sobre algo en particular, se llega a apostar sobre eso, no obstante, eso sobre lo que se cree, llega a cambiar, pero sorpresivamente, no cambia por el simple hecho de que alguien llegue a decir que sobre lo que se cree es falso y debe dejar de pensarse, por el contrario, independiente de que lo que a uno le transmiten sobre un hecho, el cual da cuenta de que lo que se cree no es cierto, no es suficiente para que el sujeto cambie lo que considera para sí mismo la verdad. Esta verdad llega a cambiar en la medida en que por sí mismo esto llegue a cambiar, en tanto todo pase por la experiencia. Al vivenciar un suceso que ponga en entredicho o valide o desmonte lo que se creia y consideraba verdad, esta puede llegar a cambiar, y puede generar un cambio de pensamiento, un cambio en la realidad del sujeto. Es por esto que la verdad y la certeza son totalmente diferentes, en tanto una,  la "verdad" la cual se encuentra estrechamente implícita en nuestro pensar, posee algo de validez, más en tanto no ha podido pasar por una acción o vivencia que de cuenta que esa verdad si es posible, y por esto, no se llega a tener la certeza de que ésta sea verdadera, por lo menos subjetivamente, ya que existen verdades universales que no han llegado a pasar por la experiencia de algunos sujetos y finalmente viven bajo un esuqema de verdades de las cuales, no poseen la certeza de que sean total verdad.


Angélica María Neuta Flórez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada